A+ A A-

Embarazo y Piel: Cambios que debemos conocer

La piel siempre nos habla, y refleja cómo nos sentimos por dentro. Es un órgano dinámico que reacciona ante todos los estímulos, tanto internos como externos, y en el caso de un embarazo se pueden observar muchos de ellos.

Por lo mismo, el cuidado y tratamiento que se realice durante el periodo de gestación es muy importante para el bebé y la madre. Ante estos cambios fisiológicos, y la necesidad de un tratamiento, siempre es recomendable consultar y obtener la autorización del médico obstetra. Pero, ojo, el éxito de un buen tratamiento consiste en la prevención.
Estos grandes cambios cutáneos, obedecen al aumento hormonal (principalmente de estrógeno) produciendo una piel tersa y acolchonada a raíz del aumento hídrico en la dermis e hipodermis. Por otro lado, no se deben de extrañar que la epidermis se vea áspera y reseca, ya que este fenómeno ocurre por el crecimiento de la vascularización, y por ende la temperatura de la misma hace que la pérdida transepidérmica de agua (TWL) sea mayor.
El tratamiento cosmético y cuidado en el hogar desde los inicios del embarazo será muy importante para equilibrar esa piel, dándole la humectación y descongestión necesaria para conseguir el bienestar general.

Las odiadas Estrías

Las estrías atróficas son lesiones lineales que pueden aparecer en el segundo trimestre del embarazo, y consisten la ruptura de las fibras de sostén (colágeno, elastina) produciendo la distensión mecánica de los tejidos de la piel. Por esta razón, es muy importante la prevención y ayuda cosmética de tratamientos que aporten colágenos y elastina.
Además, es aconsejable que la futura madre use una buena faja abdominal para sostener el peso del bebé, y así evitar la ruptura del tejido, además de dolores de espalda.

Amamantar, el pezón debe ser preparado

La alimentación natural del bebé es importante tanto para él como para la madre. Existen en el mercado emulsiones de caléndula para evitar grietas y sequedad en el pezón. Además, es clave invertir en un buen sostén, especial para sostener el abultado busto, evitando de esta forma problemas y dolores de espalda.
Los productos que contienen Vitamina A, colágeno y elastina son ideales para aplicar a diario desde el busto hasta las rodillas, sin olvidar los brazos.

Pigmentación: “Estoy cambiando de color”

El aumento de las pigmentaciones es inevitable por el alto nivel de estrógenos o de hormona melanocito estimulante. Su denominación específica es Cloasma Gravídico y aparece en el segundo mes de gestación acentuándose progresivamente. En las mujeres morenas es más marcado, pero en una piel biotipo 1 también podría sufrir pigmentaciones que con suerte se retrogradan luego del parto. En el rostro, aparecen muchas veces en lugares como la frente, mejillas, nariz y región peribucal. En el cuerpo, surgen en las aréolas mamarias, desde el ombligo hasta el pubis, la vulva y labios menores, extendiéndose en algunos casos hasta el periné, ano y cara interna de muslos.
Es importante recalcar que no se debe aplicar ningún producto blanqueador, inhibidor del pigmento, ni ácidos, ya que las pigmentaciones se deben al cambio fisiológico interno. Lo que sí está indicado es la protección solar diaria.

La circulación, no es un detalle

Los cambios en la circulación, el incremento del flujo sanguíneo y la compresión del útero sobre las venas producen un aumento en la presión venosa de las extremidades inferiores y en la pelvis, lo que predispone a la aparición de várices. Para prevenir estas lesiones, indeseables, es importante evitar aquellas prendas que opriman la circulación. La ropa elegida deberá ser anatómica, y acorde a las formas que va adquiriendo el cuerpo, sin presionar ni apretar el cazado. Es recomendable realizar una gimnasia específica y acorde al estado gestacional, y levantar las piernas en alto durante 15 minutos. Los productos criógenos no son recomendables, porque el acto de tiritar podría producir contracciones.
El drenaje linfático manual (DLM) está recomendado durante todo el embarazo, pero es conveniente que en cada caso, esta práctica, sea indicada por el médico obstetra, ya que en muchos casos puede provocar una baja de presión.

Hirsutismo y secreciones glandulares

El ciclo pilo-sebáceo no está exento de cambios; cabellos, vellos y uñas se verán modificados y podría haber un aumento en la secreción sebácea y sudoral, y cabellos anágenos durante el embarazo. Pero estas problemáticas se revierten después del parto, dando paso a la temida alopecia post-parto. Esto se explica pues los cabellos anágenos pasan a una etapa de catágenos y telógenos, por lo cual se debe estar alerta frente al estado anímico de la futura mamá, ya que este es un proceso que dura entre 9 meses y 1 año.

TRATAMIENTO SUGERIDO EN GABINETE PARA:

Facial
Higiene: Leche de limpieza O/W libre de tensioactivo / Gommagge con máscara caolínica cremosa.
Tonificación: Loción descongestionante y emoliente / Vitamina C en zonas pigmentada.
Corrección: DLM sérum antioxidante y masofilaxia con emulsión humectante: Máscara descongestionante / blanqueadora natural en zonas pigmentadas sérum y/o emulsión antioxidante.
Protección: Pantalla total con color.

Corporal
Higiene: Gel limpiador.
Tonificación: Loción emoliente y reafirmante.
Corrección: DLM miembros inferiores. Roces con aceites de rosa mosqueta / máscara humectante y descongestiva en senos y abdomen.
Protección: Emulsión humectante vitaminada en todo el cuerpo.

 

Cosmetología 2014